3 de noviembre de 2013

2 comentarios:

  1. Pasa con esto del Amor lo mismo que con su prima Felicidad. ¡Cuánta gente se amarga persiguiéndola!... La felicidad... Otro "producto-treta" inventado por la burguesía para colmar de expectativas su vacío existencial y de paso hacer caja. No, no es la siempre hollywocense y diferida felicidad lo que hemos de perseguir, es la simple y llana alegría, esa que nos roba cotidianamente una banda de dictatorzuelos impotentes que se arrogan la potestad de ordenar nuestras vidas. ¡Viva la alegría, viva la fraternidad, viva la libertad!
    Salud!

    ResponderEliminar
  2. hacer este camino me parece apasionante, cada un@ a su tiempo, salirse del equivaler generalizado del capitalismo en el cual entró el Amor y pasar a desarrollar afecciones alegres, llenarse de esos encuentros que nos ponen conten@s, salir de la reverencia, de la carencia, de la tragedia, de la culpa, de la miseria

    ResponderEliminar